Hay-que-enseñar-buenos-hábitos-a-los-peques
Alimentación y nutrición

Hábitos sanos, familias saludables (1)

Los hábitos se heredan. No es una cuestión de genética, aunque a veces lo parezca, es por lo que vemos y vivimos todos los días en casa. La mayoría de los hábitos personales los aprendemos en el ámbito familiar: autonomía, alimentación, higiene, descanso, etc.

Tus hijos aprenderán de ti cómo deben alimentarse, si te alimentas bien ellos harán lo mismo pero si tu alimentación no es buena aprenderán a comer mal con todo lo que eso supone para su futuro.

Está en tu mano darles una buena educación nutricional y la mejor forma es con el ejemplo. Si comes bien ellos comerán bien. De nada sirve el “haz lo que yo digo no lo que yo hago”. Los niños van a imitar tu comportamiento, si lo que dices es contrario a lo que haces: ¿qué crees que van a hacer ellos? Pues eso, imitarte.

Los-niños-aprenden-hábitos-de-sus-padres

“Muy bien”, pensarás, “¿y qué hábitos nutricionales sanos debo tener para que mi hijo los aprenda?”.  Fácil, la base de una alimentación saludable son todos los alimentos sin procesar: verduras, frutas, hortalizas, legumbres, frutos secos, cereales integrales, carnes, pescados, huevos y lácteos de calidad. Es decir, todos los alimentos que no llevan lista de ingredientes, lo que denominamos coloquialmente como “Frescos”. ¿Y para beber? Agua.

Después de leer lo que acabo de escribir es muy probable que lo primero que te venga a la cabeza sea algo como:

¡Mi hij@ no come (inserte aquí nombre del alimento), no le gusta nada!

Mientras solo sea un par de alimentos no pasa nada. A ninguno nos gusta toooooodooooo, eso es imposible. Mi consejo, déjal@ tranquilo, ningún alimento es imprescindible.

Sin embargo si hablamos de grupos de alimentos (frutas, verduras, legumbres, etc.) ahí deberíamos intentar mejorar los hábitos nutricionales de nuestros hijos. Recuerda que siempre desde el ejemplo. Se puede buscar variedades que no se han probado en casa o preparar un alimento conocido de otra manera.

Si tu hij@ es pequeñ@ es normal que rechace alimentos por textura, color, olor, sabor, etc. Y, además, lo que ayer le encantaba hoy lo odia. Forma parte del crecimiento y del aprendizaje, de querer tomar sus decisiones. Mi consejo es que siempre haya varias opciones en el plato, por ejemplo: judías, patata y huevo. Lo que suele ocurrir con el plato que os digo es que no se coman las judías; pues no pasa nada. Le comentas lo buenas que son y te comes las tuyas. No lo obligues a comer y da ejemplo. Según vayan creciendo irán comiendo más alimentos y más variado porque te han visto hacerlo a ti toda su vida. A ver, también habrá quien odie las judías con todas sus fuerzas toda su vida, y no pasa absolutamente nada, como ya dije, no hay ningún alimento imprescindible.

Hay-que-enseñar-buenos-hábitos-a-los-peques

Si es mayorcit@ y no le gusta ningún alimento saludable (y no quiere ni probarlos) pueden pasar varias cosas:

  • La alimentación familiar está basada en ultra-procesados. Por desgracia esto ocurre mucho. Debido al ritmo frenético diario que todos llevamos “no nos da la vida para más”, así que llego a casa y: unas salchichas con puré de sobre/tazón de cereales del dibujito de moda/pizza/(inserte aquí el ultra-procesado de turno). Para empezar decirte que también se puede cocinar saludable en poco tiempo. Las ensaladas se hacen en 5 minutos, unos guisantes con jamón (o gambas) los haces en 7 minutos y si tienes legumbres en bote (un buen recurso para tener en tu despensa) hacer unos garbanzos al curry te lleva unos 10 minutos. Pero tu gran aliado, ¡tu mejor amigo!, para cocinar en poco tiempo y sin tener que estar de cuerpo presente es: el Horno. ¿Cuánto tardas en calentar una pizza? Unos 10 minutos, ¿verdad? Pues por solo 5 minutos más tienes: pimientos asados, zanahoria asada, calabacín asado, cebolla asada, tomate asado, etc. Solo tienes que cortarlos en rodajas gruesas, sazonarlos al gusto, y en unos 15 minutos tendrás un festín de sabor, color y salud. Riquísimo y mientras se cocinan ¡puedes hacer otras cosas!
  • Puede pasar también que en casa se “le hacen ascos” a muchos alimentos. Pues lo dicho, es lo que ha visto el niñ@ toda su vida y es lo que ha aprendido. Se puede remediar cambiando la alimentación familiar pero ten por seguro que se va a resistir, y probablemente tú también. Paciencia y al lío.
  • En casa coméis bien pero tu hij@ no come nada. En este caso es muy habitual que el niñ@ sí esté comiendo pero a ti te parezca poco. Es bastante común confundir nuestras necesidades alimenticias con las de ellos. Es importante que tengas presente que aunque tú tengas hambre no quiere decir que él/ella también tenga.  Si come raciones pequeñas para tu gusto pero está sano, y el pediatra no ve ningún signo de alerta, simplemente déjalo estar, su apetito es menor que el tuyo y lo que come le llega.
  • En ocasiones un niñ@ que siempre ha comido bien, de repente, deja de hacerlo. Esto puede deberse a varios motivos: etapa de maduración en la que están reivindicando su voz, estar viviendo un momento de cambio (casa nueva, colegio nuevo, un hermanit@, etc.), que esté comiendo entre comidas, etc. Observa a tu hijo y habla con él/ella, en cuanto deis con el motivo y le pongáis solución (o hables de los cambios que han sucedido y calméis sus miedos) volverá a comer.

Mis recomendaciones generales a la hora de comer son:

No obligar nunca a comer.

Ofrecer variedad de alimentos saludables en cada comida.

Dar ejemplo.

Hablar con nuestros hijos.

Tener paciencia.

¿Y qué se hace cuando hablamos de niñ@s enfermos, con alergias o con intoleracia? En cualquiera de los tres casos lo primero es acudir al pediatra y seguir sus pautas. El médico nos dará la lista de alimentos que puede tomar y los que tiene que evitar. Una vez tenemos claro qué puede y no puede comer nuestro hij@ nos toca organizar los menús familiares de acuerdo a estas pautas. Si se te hace difícil acude a un profesional, yo misma puedo ayudarte a elaborar menús variados, saludables, ricos y para toda la familia, siguiendo las especificaciones médicas y los gustos de tu familia. (Puedes echar un vistazo a mí Plan empieza).

Iconos-alergias-alimentarias

Hoy lo dejamos aquí. En el post de mañana te daré 7 tips para hacer de las horas de comer un momento familiar feliz mientras enseñamos hábitos alimenticios saludables a los peques de la casa.

Y tú, ¿qué comidas saludables haces en casa? Cuéntamelo en comentarios o, si prefieres, sube una foto a Instagram con el hashtag #saludableymolón (no olvides etiquetarme @alimentacionsaludableejercicio).

¡Me hará mucha ilusión verlo!

Recuerda que puedes seguirme por Facebook, Instagram y Twitter, así no te perderás ningún post sano y molón. Si quieres más información sobre mis servicios puedes ponerte en contacto conmigo por email o a través del formulario contacta.

Muchas gracias por leerme.

¡Qué tengas un gran día!

Xiana

2 comentarios en “Hábitos sanos, familias saludables (1)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s