Buenos-hábitos-alimenticios
Alimentación y nutrición

Hábitos sanos, familias saludables (2)

Hoy te traigo 7 tips para hacer de las horas de comer un momento familiar feliz mientras enseñamos hábitos alimenticios saludables a los peques de la casa. Es importante tener claro que los padres somos la pieza clave para enseñar a nuestros hijos hábitos alimenticios saludables. Con nuestro ejemplo vamos a marcar la diferencia en cuestiones cómo la forma de comer, la percepción de la comida (y de las horas de comer), la manera de demandar alimento, cuales son los alimentos base de una buena alimentación, etc.

Buenos-hábitos-alimenticios

Ambiente agradable.

Las horas de comer deben ser momentos agradables y tranquilos. Debemos intentar por todos los medios que no haya prisas, malos modos, gritos, castigos, etc. Las sensaciones que experimentan nuestro hijos mientras comen van a relacionarlas directamente con los alimentos, con el acto de comer, y eso va marcar su percepción de la comida ahora y en el futuro.

Cocina comida real.

Para que los niños aprendan unos hábitos alimenticios saludables para toda su vida es importante que aprendan a diferenciar la comida real, de alimentos procesados y de  ultraprocesados. ¿Y qué es comida real? Pues la comida real es toda aquella que no lleva lista de ingredientes, la que normalmente denominamos como “alimento fresco”, es decir: verduras, frutas, hortalizas, legumbres, frutos secos, cereales integrales, carnes, pescados, huevos y lácteos de calidad. Estos alimentos deben ser la base de la alimentación familiar, así nos aseguramos de estar llevando una alimentación saludable y de estar enseñando a comer bien a nuestro hij@.

Comprar-alimentos-saludables-para-una-vida-mejor.

Servir la cantidad justa de comida.

Es importante enseñar cuanta comida debe uno ingerir. ¿Y cuánto es eso? Pues la cantidad que cada uno debe tomar es aquella que necesita para sentirse saciado, ni más ni menos. Por tanto es diferente para cada uno de nosotros y no podemos esperar, y mucho menos obligar, a un niño a comer lo que a nosotros nos parece adecuado según nuestro apetito.

El mundo está lleno de adultos que no pueden dejar nada en el plato aunque estén a reventar, que repiten para que el cociner@ no sienta que su comida no gusta, que no diferencian entre estar saciados y estar empachados, etc. Y estas conductas no son sanas, generan pensamientos negativos sobre uno mismo que destruyen la autoestima y, en muchos casos, están asociadas a cuadros de sobrepeso y obesidad.

¿Queremos esto para nuestros hij@s? No. Por eso debemos escucharlos cuando dicen que no quieren más.

Fomentar su autonomía.

Déjale elegir el plato y el vaso que quiere usar, enséñale a poner la mesa y déjale que se sirva lo que quiere comer. Darle autonomía sobre la cantidad de comida que se sirve le permite conocer cuanta hambre tiene y cuanto es una ración suficiente para sentirse saciado. Es verdad que de ciertas comidas se servirán más y de otras menos, y no siempre se deberá al hambre que tiene, porque aquí entra en juego lo que le gusta más y lo que no le hace tanta gracia. Pero esto también está bien, nosotros hacemos lo mismo, comemos más de lo que más nos gusta ¿qué hay de malo en ello?

Comer juntos, en familia.

Es verdad que con la vida que llevamos se nos hace difícil encontrar el momento para comer todos juntos: mamá se levanta muy temprano para ir a trabajar, papá no puede venir a comer, los niños comen en el colegio porque no hay manera de cuadrar horarios, etc. A pesar de todo es importante encontrar ese momento de reunión familiar alrededor de la comida, pues depende de estos momentos que la educación alimentaria de nuestros hijos se la demos nosotros y no otros.

Yo soy muy fan de las cenas, normalmente es el momento en el que todos estamos en casa y se puede comer con tranquilidad, disfrutando y compartiendo. Buscad ese momento ideal para vosotros ¿desayuno? ¿comida? ¿cena? ¿fines de semana? y convertirlo en tradición. En mi casa siempre han sido las cenas diarias y las comidas de los domingos los momentos elegidos para reunirnos en torno a la mesa.

Cenar-juntos

No a las distracciones.

No a la televisión encendida. No a estar mirando para el móvil. No a coger llamadas mientras comemos. No a tener los cascos puestos sentados a la mesa. No a las distracciones.

En las horas de comer la atención tiene que estar puesta en la comida y en relacionarnos con las personas con las que compartimos la mesa. Así podremos  podremos saborear la comida, masticar bien, comer despacio y escuchar las señales de nuestro cuerpo cuando avise que no quiere más. También podremos charlar tranquilamente con nuestros seres queridos, comentar nuestros logros, pedir consejo, escuchar activamente y pasar unos momentos preciosos en familia.

Evita premiar y/o castigar con la comida.

Esta practica es tan habitual como desaconsejable. Premiar y castigar con comida solo hace que los niños perciban los ultra procesados como buenos y la comida real como mala. De esta forma se distorsiona la realidad de tal manera que su mente creará  relaciones sentimiento/comida de los que le será muy difícil deshacerse en el futuro. Así la bollería industrial, los refrescos y los chocolates hiper azucarados les harán sentir bien y buscarán en ellos consuelo cuando estén en momentos bajos. Por el contrario sentirán rechazo por alimentos sanos que, como castigo, se les obligan a comer. Lo peor de este rechazo no es que odien las acelgas que les has puesto de comida, cena y desayuno, sino que también van a odiar todo alimento similar: berza, repollo, espinaca, etc. Es decir, rechazaran todo un grupo alimenticio saludable: las verduras.

Por favor no premies ni castigues a los niños con comida,

está en juego su salud.

Espero que estos consejos te ayuden a mejorar la relación de tus hij@s con la comida y a mejorar, por tanto, las comidas familiares. Porque todos nos merecemos comer de forma saludable, sintiéndonos felices y reconfortados.

¿Qué tip te ha gustado más?¿Cuál te parece más difícil de llevar a cabo? Cuéntamelo en comentarios, me encantará saberlo (y ayudarte si está en mi mano).

Recuerda que puedes seguirme por Facebook, Instagram y Twitter, así no te perderás ningún post sano y molón. Si quieres más información sobre mis servicios puedes ponerte en contacto conmigo por email o a través del formulario contacta.

Muchas gracias por leerme.

¡Qué tengas un gran día!

Xiana

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s